La Pluma y la Espuma. Blog de la escritora Clara Asunción García

Si hay un mar, un libro o una cerveza cerca, soy feliz. Si estoy acompañada cuando eso sucede, lo soy aún más.

miércoles, 11 de noviembre de 2015

CATE VUELVE A CASA POR NAVIDAD


Y LO HACE A CACHITOS




  No, no es la tercera entrega de la serie (¡paciencia!), pero en mi toma de contacto con Cate para prepararla, resulta que hubo algo más que un mero tanteo entre autora y personaje. Explicaros que esa toma de contacto es para mí (que siempre ando con mil y una mujeres en la cabeza*) un paso previo fundamental y necesario a la hora de afrontar la escritura de una nueva parte. Lo que hago durante ese ejercicio, llamémoslo “de repaso”, es empaparme del personaje: releo sus anteriores aventuras (tanto los libros como los relatos cortos), repaso las docenas (y docenas y docenas) de notas que he ido tomando con el tiempo, reviso las características de los personajes, las descripciones, las localizaciones geográficas, etc.
  En resumen: me  pongo en modo immmmBécil para afrontar  la nueva entrega.
 En las anteriores ocasiones solo fue eso: un arduo trabajo de fondo para empaparme del estilo catemaynesiano. Pero… en esta ocasión ocurrió algo extraño. Entre repasos, charlas distendidas, whisky (ella; yo, poleo menta) y viejos recuerdos que me fue desgranando mi adorada hija putativa, hubo un momento durante el cual algo empezó a darme golpecitos dentro, como la llamada de atención de alguien que te toca con el dedo en el hombro para que te gires y le prestes atención, ¿sabéis?
  Bien, pues esos «golpecitos» fueron creciendo, creciendo y creciendo… hasta convertirse en esta antología de la que hoy os hablo. En realidad, no es tanto una antología como un caso en miniatura, y probablemente ni siquiera eso, porque lo que se cuenta en la más de media docena de relatos que la componen es…
  Ah, no, pero esperad. ¡Demasiada información! No, no, eso todavía no toca. Hoy solo quería comentároslo, deciros que en esto ando (y otras cosas, de las que daré cumplida cuenta. Solo quedaros con el dato de que se acerca un invierno en corto) y que tanto Cate como yo estamos trabajando como mulas (en fin, solo yo. Ella se limita a mirarme por encima del hombro bebiendo un whisky tras otro y a dar por saco, básicamente) para que este libro llegue a tiempo para el solsticio de invierno (ya sabéis: «Vuelve, a casa vuelve, vuelve al hogar»).
  Que no sé si os apetecerá saber de ella. ¿O sí? ;O)

* nota para mi señora: ¡de ficción, cariño, solo de ficción. Te lo juro!

P.d.: asunto galeradas de mi próxima novela (que no se me ha olvidado, no). Hay un pequeño retraso en cuanto a la fecha prevista de salida. Ya no será casi con seguridad a finales de año, sino ya para principios del siguiente. Así que os vuelvo a pedir un poquito más de paciencia. Mientras tanto, espero rellenar esa ausencia con ese invierno en corto del que os iré dando puntual información. ¿Trato? :O)



2 comentarios:

  1. La frase original no era "Sexo, alcohol y rock and roll??? ;-)
    Bueno un poco de paracetamol nunca está de más, así que a esperar a que lleguen esos cortos :-)
    Un petó,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, sí, pero ya sabes que Cate es Cate y con ella las cosas son con paracetamol o no son.¡Gracias por esperarla!
      Un beso para ti.

      Eliminar