La Pluma y la Espuma. Blog de la escritora Clara Asunción García

Si hay un mar, un libro o una cerveza cerca, soy feliz. Si estoy acompañada cuando eso sucede, lo soy aún más.

lunes, 20 de julio de 2015

HAZ DEPORTE, MUEVE TUS PUPILAS

CON "LA PERFECCIÓN DEL SILENCIO"




  Hace calor. No hace falta que venga ningún/a listillx (tipo yo) para decírtelo. Hace calor, y es lo que hay. Intentas combatir el nivel cocción de tu piel echándote a la piscina (si la tienes), al mar (si hay uno cerca, aunque sea chiquitín, tipo el de Mármara, que es el más pequeño del mundo, pero que seguro que aún tiene sitio para ti y tu colchoneta de Lacasitos), o metiendo directamente la cabeza bajo el grifo del lavabo (que es lo que la mayoría de lxs mortales tenemos más a mano).
  Sabes que es inútil, porque no puedes quedarte a remojo hasta el 1 de octubre (o noviembre, o diciembre, que al paso que vamos con el cambio climático celebramos el solsticio de invierno en chanclas. Al tiempo, majxs). Asúmelo: el nivel de cocción va a continuar en cuanto la última gota sobre esa recalentada piel sea absorbida por la temperatura ambiente.
  De acuerdo, te queda la opción de quedarte a cubierto, bajo el compasivo chorro de aire acondicionado o ventilador de turno. Y aquí es donde llega el dilema: ¿qué hacer, en plena canícula, metidx en casa, mientras en el exterior las fuerzas caloríficas elevan el asfalto a nivel tostada?
  Bien, tienes varias opciones:
·  Ver “Sálvame” (esta la he puesto primero para librarte de ella cuanto antes y aumentar el efecto bondadoso, por comparación, de las siguientes)
·        No ver “Sálvame” (pero seguir sin saber qué otra cosa hacer)
·   Jugar a cartas (mierda, no es posible. Estás solx y hacer trampas contra ti mismx jugando al solitario te tiene sumidx en un vaivén de conciencia con el que ya no puedes lidiar)
·   X (eso en lo que estás pensando no te apetece porque hace demasiado calor y, total, solo te ocupará unos cinco minutos)
·        Leer. Oh, has llegado al punto clave, el quid de la cuestión y la razón por la que yo esté aquí redactando estas líneas. ¡Leer, claro! ¿Cómo no se te había ocurrido antes? Es fácil, cómodo, no tienes que moverte del sitio y, encima, te puede distraer de la apabullante canícula. ¿Y qué podrías leer? (ahora es cuando recuerdas que estás en el blog de Clara Asunción García, y te viene a la cabeza la imagen que acompaña este post).

  En efecto, “La perfección del silencio”. Es un libro. Una historia. Una intriga romántica. Pasan cosas. Algunas son malas. Otras, más divertidas:

  Maca me besó. Su boca buscó con delicadeza la mía, se detuvo y se echó ligeramente hacia atrás, interrumpiendo el beso. Yo abrí los ojos y la miré, extrañada y perturbada por que se hubiera detenido. Pero ella esbozó una sonrisa y volvió a inclinarse hacia mí, aferrando mi nuca. El tacto sobre mi piel hizo que me recorriera un escalofrío de arriba abajo. Cuando estuvo segura de que su avance era bien acogido, profundizó en el beso, logrando que emitiera un pequeño gemido que murió en sus labios. Tomé la iniciativa y cogí su cara entre mis manos. Ahora fue ella la que gimió. Detuvimos el beso poco a poco. Maca retuvo su mano en mi nuca y acarició mi barbilla con el pulgar, sin decir nada, solo mirándome con intensidad. Después se echó hacia atrás. La miré, rendida, y permanecimos así largos segundos.

   Así que estás en casa, relativamente fresquitx, has superado con valor y arrojo la tentación de ver “Sálvame” y solo quieres olvidarte de que ahí fuera, tras las ventanas, el mundo se está cociendo. Tienes la posibilidad de olvidarte del #ModoCangrejoOn con una novela y es lo que vas a hacer.  Esa novela, por supuesto, ha de ser la que tenga cositas como el fragmento anterior, y esa es, te lo he dicho ya, “La perfección del silencio” (porque si no, sinceramente, no sé qué coño haces aquí, leyendo esto).
  ¿Cómo hacerte con ella? ¿Dónde conseguirla? ¿De qué va, más allá de que pasan cosas malas y buenas? ¿Quién coño es Maca? ¿La de Hospital Central? ¿La autora le puso ese nombre al personaje de la novela en homenaje/guiño al de la serie de televisión*?
  Pues todas estas preguntas (y más, como la posibilidad de leer el primer capítulo, por si al final resulta que es infinitamente más interesante ver “Sálvame”, o saber qué han opinado de ella lectorxs que ya se han adentrado en sus páginas), lo puedes encontrar entrando aquí: http://laperfecciondelsilencio.blogspot.com.es/
  Espero haberte convencido de que te asomes a la que es la primera novela que escribí (aunque saliera publicada después de una tal Cate ImmmmBécil Maynes).
   Si la lees, y Sara, Maca y compañía logran hacerte olvidar por un momento qué se siente siendo una patata en un olla, me doy por satisfecha.
   Gracias por tu atención, y recuerda:


Be happy (total, pá lo que vamos a estar aquí...)

*la autora dice "Sí".

#HazDeporteMueveTusPupilas



No hay comentarios:

Publicar un comentario