La Pluma y la Espuma. Blog de la escritora Clara Asunción García

Si hay un mar, un libro o una cerveza cerca, soy feliz. Si estoy acompañada cuando eso sucede, lo soy aún más.

viernes, 28 de noviembre de 2014

RESEÑA DE "LOS HILOS DEL DESTINO"

EN LA WEB "DOS MANZANAS"


Para leerla completa, aquí: http://bit.ly/1vXYyAc


IMÁGENES DE LA PRESENTACIÓN DE "LOS HILOS DEL DESTINO"

EN ALICANTE, EN LA LIBRERÍA PYNCHON&CO


Ayer fue la presentación en Alicante de “Los hilos del destino”, en la librería Pynchon&Co. Todo mi agradecimiento a Telma, Marina, Sara y Manu, por acogerme, por hacerlo también con la immmmBécil, por las cervezas, por el sofá y por la maravillosa aventura de abrir un espacio tan acogedor en la ciudad.
Por supuestísimo, mil gracias también a todxs lxs que os acercasteis. Estar con tus lectorxs es una de las mayores satisfacciones de este oficio. Que me acompañéis, que no nos dejéis solas ni a Cate ni a mí, algo que siempre agradeceré.
Y, por último, pero no menos importante, mi gratitud eterna a Víctor M. Sánchez, showman, comunicador, maestro de ceremonias, procurador de Maripunchis y El Señor Que Reinventó Las Presentaciones De Libros. Nunca un acto así volverá a ser lo mismo para mí.
Y, a ver, ¿he dado ya las gracias por las cervezas?
Si os apetece echarle un vistazo a lo de anoche, podéis ver las imágenes en este link:

jueves, 27 de noviembre de 2014

HOY, PRESENTACIÓN DE "LOS HILOS DEL DESTINO"

EN ALICANTE, EN LA LIBRERÍA PYNCHON&CO




Pues eso, que esta tarde, si ningún cometa despistado que tenga a la Tierra en su trayectoria o nueva dimisión de corruptx lo impide (ehm... veo más probable lo primero), estaré en la librería Pynchon&Co (¿habéis visto el sofá que tienen? GUAU) presentando, junto a Víctor M. Sánchez (el artífice de que cierta calabaza llamada Maripunchi llegara a mi vida*) la segunda entrega de Cate Maynes, "Los hilos del destino".
Vais a amar a esta librería y estxs librerxs, porque, aparte de ser un sitio precioso (con sofá, recuerdo. MÍO, vuelvo a recordar), os van a recibir con una cervecita de cortesía (sí, cierto. Presento allí por eso y solo por eso. Ea.). ;O)



Así que, si os apetece, esta tarde, a las 20:30 h., en la Pynchon&Co, calle Poeta Quintana, 37. Alicante.




*lamentablemente, ella no podrá acudir, por encontrarse indispuesta (básicamente, en pleno proceso de putrefacción, vamos).

martes, 25 de noviembre de 2014

VALERIA

EN EL DÍA INTERNACIONAL CONTRA LA VIOLENCIA MACHISTA






A mí la que me preocupa es Valeria. En los últimos meses he notado una grieta en ella. Una rendija por donde se cuela su realidad (...)
—¿Te pasa algo, Val?
—No.
¿Y si me lo hubiera dicho? ¿Y si me hubiera dicho “Ayer mi padre arrinconó a mi madre en el aseo y le puso un cuchillo en el cuello” o “Todos los días tengo miedo de volver a casa”? ¿Qué habría hecho yo? ¿Qué podría haber hecho? La pregunta me ha perseguido durante toda mi vida de adulta. Valeria eligió no hacerlo nunca, no contarlo, no compartirlo, eligió llevarlo sola sobre sus hombros.
(fragmento de Elisa frente al mar).

Cuando hago alguna referencia a mi novela "Elisa frente al mar" siempre hablo de Nuria y Elisa, y podría parecer que dejo a Valeria, su historia, en un segundo plano. Pero esto, realmente, no es así. Valeria, lo que este personaje representa, es una parte fundamental de esa historia y, por ende, de la mía.
Lo que pasa es que, también, es la que más duele, y pienso que, si acaso logré transmitir, aunque fuese una centésima, ese dolor, entonces sé que vosotrxs nunca la olvidaréis tampoco.
Y, con ello, no lo haréis con todo el dolor que causa la violencia machista.



jueves, 20 de noviembre de 2014

ASÍ NO SE PUEDE SEGUIR...

Y COMO ESTA, CENTENARES...



Ya sé que dije que no hablaría más del tema, pero una se levanta por las mañanas queriendo continuar y se encuentra con cosas así.
Al final, lo próximo que escribiré será mi carta de despedida como escritora... Y no es una amenaza, ni un chantaje. Si quisiera "amenazar" diría que no puedo dejar de escribir, pero sí de publicar. Y mis novelas (la continuación de la serie de Cate, incluida) se quedarían en un cajón, acumulando polvo, hasta que esta insolidaria cultura del todo gratis tome conciencia de que así no se puede seguir.
Porque escribir es un acto emocional, y yo, qué queréis que os diga, no puedo escribir desde la resignación.




viernes, 14 de noviembre de 2014

PRESENTACIÓN EN ALICANTE DE "LOS HILOS DEL DESTINO"

EN LA LIBRERÍA PYNCHON&CO


Tal cual dice la invitación: el próximo jueves 27 de noviembre, a las 20:30 h., en la librería Pynchon&Co de Alicante, Cate Maynes en su segunda aventura (y desventura, que la pobre...).
Volveremos a Océano y veremos qué le depara (hasta donde se pueda contar, eso sí) a esta desmantelada mía.
Me acompañará de nuevo Víctor M. Sánchez (sí, el artífice de que cierta calabaza -de cuyo nombre no quiero acordarme- haya recalado en mi vida). Tampoco sé en esta ocasión qué hará, si repetirá o se sacará del sombrero un nuevo show literario. Avisadxs quedan, que conste.
Aprovecho para deciros que en la librería Pynchon&Co encontraréis todas mis novelas, “Elisa frente al mar” incluida. Y, también, que la librería es TAN bonita como la iniciativa de abrir un comercio de este tipo en los tiempos que corren.
No nos dejéis solxs, carajo (nosotrxs nunca lo haríamos). ;O)
Evento en Facebook

martes, 11 de noviembre de 2014

...Y ESTO ES LO ÚLTIMO QUE VOY A DECIR

SOBRE EL TEMA DE LA PIRATERÍA



Si me seguís en las Redes sociales sabréis que el tema de la descarga ilegal/intercambios masivos de libros es algo que me afecta directa y personalmente.
No voy a seguir insistiendo en el tema, porque agota hablarle a una pared. Pero os copio uno de mis intentos de dialogar con usuarias de páginas con links de descargas no autorizadas (ellas lo llaman "intercambio") de libros.
Como he dicho, será lo último que diga al respecto. 
Lo que me sigo preguntando todavía es si hay alguien ahí que escuche. Que comprenda. Que haga algo (o, mejor dicho, que deje de hacerlo).

¿Qué os puedo decir? ¿Qué hago yo ahora? Mirad que a mí también me encanta leer y que es una maravilla que haya gente dispuesta a prestar libros, pero, ¿no os dais cuenta del daño que hacéis con esto? Soy partidaria del intercambio, claro que sí, y cada una puede hacer con su propiedad lo que quiera, pero paraos un poquito a pensar, por favor. Una cosa es intercambiar un libro con un par de amigos y otra muy distinta hacerlo de forma masiva. ¿No os dais cuenta de que si las editoriales no recuperan la inversión que hacen, llegará un momento en el que dejarán de existir? Así de claro. Que esta gente paga al maquetador, al corrector, al diseñador de la portada, al distribuidor..., ¿no lo sabéis? (y, claro, resulta que a mí también me hace ilusión comer todos los días, qué os voy a decir). Que lo que yo hago no es un mero hobbie que encaje entre la clase de yoga y la de ganchillo, que yo a esto le dedico tantas horas al día como cualquier otra persona en su trabajo. Y que los escritores cobramos por porcentaje de cada libro vendido, por si no lo sabíais. Que cuando yo reivindico mi derecho a cobrar por mis libros, lo hago como podría hacerlo cualquiera de vosotras por vuestro trabajo. ¿A que no os gustaría currar como burras y que llegara fin de mes y no os pagaran? Pues aplicad ese ejemplo a un escritor (que, ojo, encima cobramos una vez al año, por si tampoco lo sabíais). Tened un poquito de empatía, por favor.
Comprendo las dificultades en algunos países del acceso a la compra de libros, pero yo creo que si os esforzáis un poquito estoy segura de que encontraréis la solución, una al menos que no nos haga tanto daño a quienes nos dedicamos a esto. Porque, si seguimos así, llegará un día en el que no haya editoriales que os publiquen esos libros que al parecer tanto os gustan, ni escritoras que los escriban, porque de verdad que a mí, personalmente, me afecta todo esto. Ya no solo económicamente, que también, sino a nivel emocional. Porque pienso que no respetáis mi trabajo y, con ello, a mí. No me respetáis. Pienso que os da igual cuánto esfuerzo haya puesto en escribir esos libros, cuántas horas, semanas, meses e incluso años haya dedicado a crearlos. Y al final todo eso acaba afectando a mi creatividad, a mi ilusión, y bien podría llegar el día en el que lo deje. Porque, ¿para qué?
Mirad lo que estáis haciendo: ¡¡pedís “Elisa frente al mar”, cuando es un libro que tiene un precio prácticamente irrisorio!! ¡¡Por favor, que este libro está a 3,08 €/3,89$ en Amazon!! Yo le puse ese precio con toda la conciencia del mundo, porque, precisamente, lo que quería es que llegara a todo el mundo, que fuese accesible, porque pienso que es una historia que debe ser leída.
Y ya no sé qué más deciros. Que está en vuestras manos, precisamente en las vuestras, como lectoras de literatura lésbica, que sigamos adelante o no. Porque si vosotras no nos apoyáis…. entonces, apaga y vámonos.


ESTÁ EN VUESTRAS MANOS...

MÁS CLARO, AGUA


Llevo días insistiendo en el tema de la piratería, e incluso algunas sabéis que he entrado en foros para dialogar con las usuarias, tratando de hacerles comprender el daño que se hace con las descargas ilegales/intercambios masivos.
Lo he dicho también por activa y por pasiva, en este muro, en mi blog, en Twitter, donde he podido ("Escribir,vivir...").
Bien, pues en la entrevista que Lesbicanarias le hace a Mili Hernández, la editora/librera lo dice muy clarito (ella pone el ejemplo de mi caso, pero sirve perfectamente para el resto):

“Deberíamos pensar todas, sentarnos todas a pensar, que cuando estás pirateando un libro de Clara Asunción García (…), si pirateas su libro, no va a poder seguir escribiendo,  dentro de poco no vas a poder leer ningún libro de Clara Asunción García porque no los va a escribir. Yo ya tengo autores que se niegan a escribir, se niegan a publicar, porque para que les pirateen, ellos no trabajan (…). No olvidemos que cada vez que pirateamos un libro estamos robando al autor”.

(…) "Esto va a acabar con la cultura gay-lésbica. Cuando cerremos, si tenemos que cerrar, si tiene que cerrar Berkana, si en un momento determinado Egales también tiene que cerrar, las lesbianas no podrán leer nada, porque nadie va a venir a hacer lo que estamos haciendo nosotras”.

Como he dicho, más claro, agua. Si queréis ir directamente a esta intervención, la encontraréis a partir aproximadamente del minuto 12:30, y para que comprendáis el esfuerzo que hace la editorial, lo que cuesta sacar un libro, de la gente que trabaja en él y que puede quedarse sin ese trabajo por culpa de estas nocivas prácticas, mirad el ejemplo que pone de “A su manera”, de Gerri Hill (aunque deberíais ver la entrevista completa, porque todo lo que dice Mili es igualmente interesante).

Podéis ver la entrevista completa aquí:
Lesbicanarias

sábado, 8 de noviembre de 2014

UN PRESENTADOR ADICTO AL "UN, DOS, TRES..."

...UNA POBRE AUTORA QUE NO SABE LO QUE LE ESPERA Y UNA CALABAZA QUE ACABA SIENDO ADOPTADA POR LA POBRE AUTORA.



Esto es lo que dio de sí la presentación 
de "Los hilos del destino" en la librería Ali i Truc de Elche el pasado 30 de octubre.
Que conste que la culpa de que servidora haya acabado con una calabaza caradura como hija adoptiva es del público que asistió: ¡ellxs decidieron que me quedara con el último regalo!
Podéis ver el vídeo aquí:
Presentación en Elche de "Los hilos del destino"

Gracias a Víctor M. Sánchez por la encerrona y el vídeo, y a
 Virginia Rodríguez Herrero por su grabación.

viernes, 7 de noviembre de 2014

"ME HA GOLPEADO COMO UNA OLA INTENSÍSIMA..."

NUEVA RESEÑA PARA "ELISA FRENTE AL MAR", EN MIVIDAENBLOG


Recibir reseñas como esta y sonreír. 

"La forma de escribir de Clara, es simplemente exquisita y elegante y expresa tan profundamente las emociones de los personajes, que puedes ver sus almas y empatizar con ellas, sintiendo su amor y  también su sufrimiento".

Podéis leerla completa, aquí:
Mividaenblog

martes, 4 de noviembre de 2014

COSAS TAN PEQUEÑITAS, DETALLES TAN GRANDES

EN LOS PEQUEÑOS DETALLES ESTÁ EL TESORO...


Me va a permitir el Clan del Pajarito (sorry, chicas, os habéis quedado con el nombre) que haga pública esta anécdota, porque es una de esas cosas, aparentemente pequeñitas, que se te hacen grandes por dentro.
Hace unas semanas se puso en contacto conmigo una chica que buscaba un regalo de cumpleaños para una amiga. Esa amiga en cuestión era una vieja conocida mía —virtual— que me ha acompañado desde mi etapa xenite (que ya son años, eh). El regalo que me pedía era un libro dedicado para ella.
La cuestión es que, entre correos de ida y vuelta y conspiraciones varias, al final no pudo ser porque la cumpleañera tenía todos mis libros (delicioso el detalle de no querer regalarle un libro que ya tenía, pero
dedicado, por no quedar por encima de la chica de la cumpleañera, que acababa de regalárselos). ;O)
Tras estos intercambios virtuales me agradeció mi interés y creí que así había quedado la cosa. Sin embargo, cuál no fue mi sorpresa (y este es el detallito que se me ha hecho grande por dentro) cuando, al felicitar ayer por correo a la celebranta, esta me responde y me desvela que, finalmente, sí hubo un regalo de mi parte (sin yo saberlo). Su amiga le entregó su "no regalo" (como lo llamó): un sobre en blanco donde había transcrito uno de los correos que había intercambiado con ella.
Tan simple.
Dice la cumpleañera que se quedó pasmada, pero lo que no sabe es que la que lo ha hecho también he sido yo. Porque pensé (y pienso): "Venga ya... ¡Si solo era un mail y ni siquiera iba dirigido personalmente a ella!". Y me asombra su asombro y me halaga muchísimo su alegría, por algo tan pequeñito.
Y así, lo que la instigadora del "no regalo" pensó que sería un detalle para su amiga, lo ha acabado siendo para mí. Un gran, enorme regalo. Porque cosas así son las que se hinchan dentro de mí y ocupan el espacio de aquellas otras más feítas que, pobrecitas ellas, acaban arrinconadas, aplastadas y temporalmente desactivadas.
Por todo ello, gracias Clan. Nos vemos en Madrid un día de estos (y a ver si esas cervecitas con las que la cumpleañera pasó el shock me las reserváis también para mí cuando nos veamos).
Besos y botellines.


lunes, 3 de noviembre de 2014

ESCRIBIR, VIVIR...

"LA ESCRITURA (...) UNA PASIÓN APARENTEMENTE INCOMPATIBLE CON LA VIDA".


Esta es una frase extraída del magnífico artículo "Escribo y trabajo", de Anna Maria Iglesia, en la web Culturamas (http://www.culturamas.es/blog/2014/11/01/escribo-y-trabajo/), que firmaría como propia con los ojos cerrados. Como escritora, me he visto reflejada en cada una de sus líneas.
Si queréis comprender un poquito qué significa escribir, cuál es el verdadero día a día de esto de ponerse delante de un ordenador/máquina de escribir/folio en blanco, leedlo.
Como dice el artículo, no todxs somos Ken Follet. En nuestro día a día no hay alfombras rojas, ni fiestas fastuosas, ni bandejas repletas de copas de cava, ni viajes alrededor del mundo, ni cuentas corrientes abultadas. En ese día a día hay precariedad y vértigo, como lo podéis sentir muchxs de vosotrxs. Malabarismos para poder llegar a fin de mes. Malabarismos, también, para hacer posible un cara a cara con lxs lectorxs (lo que cuenta del sofá en casa de un amigo, en mi caso fue camita comodísima. Gracias, JD y Tobías). Esto es algo que solo he comentado en privado, pero lo hago ahora en público: cuando saco una nueva novela y empiezo con las presentaciones, muchxs me decís que cuándo voy a ir a tal o cuál ciudad, ¡incluso a otros países!
Creedme, nada me gustaría más. Pero eso, hoy por hoy, es prácticamente imposible. Económicamente inasumible. Muchísima ilusión, cero coma cinco posibilidad. Tan solo puedo hacer un puñadito de presentaciones y sabéis que la mayoría son cerca de mi lugar de residencia. Y si hago alguna más lejos, os puedo asegurar que se me va una buena porción de mis beneficios por derechos de autor (derechos que cobramos una vez al año y con unas cifras que, sinceramente, apenas darían para comprar un par de barras de pan al día durante un año. Y eso contando con los beneficios de todos mis libros, claro).
Porque tengo cuatro libros publicados y no puedo ganarme la vida con esto. Así de simple. ¿Me quejo? No debería. Sí debería.
No, porque, terriblemente, quien más y quien menos está en una situación parecida, o peor. Ni merezco más, ni menos, que mucha gente.
Sí, porque parte del problema (y sabéis que es algo en lo que estoy insistiendo últimamente) es la piratería, las descargas ilegales, los "intercambios" privados. Los plagios. No voy a extenderme más en esto, porque al final cansa hablarle a una pared, pero esta frase del artículo resume muy bien lo que siento al respecto:
"Las letras y las humanidades nunca fueron el camino hacia la riqueza y, seguramente, nunca debieron serlo, sin embargo la precarización progresiva preocupa, pues la pasión se agota cuando los obstáculos comienzan a ser insuperables."
Yo solo pido una cosa: concienciación y respeto. No pido caridad, solo el legítimo beneficio de mi trabajo. Como todo el mundo cuando en su trabajo (de tenerlo) cobra a final de mes (de hacerlo).
Y no voy a extenderme más, solo terminar con otra cita del texto:
“Necesito trabajar, pero necesito tiempo para escribir”.
Y yo añado: o escribo o como. En una sociedad concienciada y respetuosa con el trabajo ajeno, ambas posibilidades deberían poder fundirse en una sola.
No está siendo así.Y ya no solo se agota la pasión, sino también la ilusión.
Gracias por escuchar. Gracias por leer.

Podéis leer el artículo aquí: